Tenía pendiente todavía contaros la crónica sobre Roberto Verino, la cual al final entre una cosa y otra he ido posponiendo, pero por fin esta aquí.
Según indicaba Verino  para explicar su obra “me gusta la gente que no se conforma con la mediocridad” y es una forma de demostrarnos de ganas de seguir adelante trayendo proyectos nuevos. Verino quiere vestir a personas que se sientan bien consigo mismo y esta es la forma con la que concibe su colección.
Para quien no lo sepa Verino es un bodeguero consolidado, quizás por eso me gusta tanto su colección de AW2013-14 ya que evoca los colores del vino y que sus prendas perduren en el tiempo como lo hace el buen vino.
Nos trae una colección con plena inspiración de la época disco de los años 70’s , donde vemos tejidos brillantes y glamurosos para que podamos lucirlos en esas noches que no tienen fin. Para el día nos trae una colección más pausada como lo demuestra su paleta de color pero sin dejar de lado los detalles en el piel, el zorro plumeado o el astracán.
Una colección que te hará soñar o al menos a mi me lo ha hecho. 


Anuncios