JUANJO OLIVA nos trae una colección para que permanezca en nuestras retinas y en el tiempo, siendo fiel a su tradición del uso del vestido para vestir a la mujer, para presentarnos su otoño –invierno 2013-14  nos muestra un salón, como el que podamos tener en nuestras casas, donde tenemos biombos (ojalá yo tuviese uno) , una mesa un espejo y cualquier elemento que evoque el Art Decó.  
Me gusta la frase que utiliza Juanjo Oliva para describir su colección “Reivindicar el gusto de vestirse para uno mismo, simplemente por el hecho de verse bien”  y es una gran verdad ya que si conseguimos vernos nosotros bien por extensión también lo hará el resto.
En su colección juega con el punto y la organza, vemos faldas de tipo skater, salones kitten heek, vestidos que en algún caso evocan camisones, pero todo ello con un toque romántico y femenino.
Fotos: Vogue

Anuncios