Manolo Blahnik el pasado mes de noviembre fue premiado por su trayectoria en el diseño de zapatos, recibiendo el Premio de la Moda Británica (British Fashion Awards). En esta entrega de premios también se consagro como diseñadora del año a Stella MacCartney.

Blahnik nació en 1942 en Santa Cruz de Tenerife, de padre checo y madre canaria, empezó a estudiar arquitectura y literatura en Ginebra, pero tras un paso por Paris y aterrizar en Londres en 1968, el diseñador se quedo cautivado por la Inglaterra de la época y desde entonces reside en casa del siglo XVII, la cual adora.

En 2007 fue condecorado por la reina Isabel II como comandante de la Orden del Imperio Británico no sin antes haber sido impulsada su carrera por la directora de Vogue Diana Vreeland, que fue deslumbrada por unos bocetos de un zapato de tacón creado por Blahnik y en 1973 su nombre era sinónimo de buen gusto y buen hacer en la industria del calzado.

Una de las características del diseñador es su humildad, ya que no tiene ninguna percepción del éxito o del fracaso y en sus diseños lo que intenta que destaque es la comodidad (ya que como el mismo indica “no hay nada de encantador que una mujer no pueda caminar con sus zapatos”) mirar hacia adelante y buscar nuevos desafíos.  

Entre las incondicionales de Blahnik podemos encontrar a Salma Hayeck, Alexa Chung, La princesa Beatriz, Ronnie Wood, Kate Moss, Victoria Beckham, Michelle Obama y no podía olvidarme de Sarah Jessica Parker en su papel de Carie en Sexo en Nueva York.

Sin duda el premio British Fashion Awards ha sido más que merecido.

Anuncios